La potencia contratada, el elemento fijo de nuestra factura de la luz

Potencia contratada

La potencia contratada

¿Qué potencia debo tener contratada? 

Lo hemos dicho más de una vez y lo diremos tantas veces como sea necesario: para ahorrar en la factura de la luz y conseguir el máximo rendimiento, debemos tener contratada la potencia adecuada.

Tener una potencia contratada superior a nuestras necesidades hará aumentar el importe de la factura a final de mes, pero vamos por partes.

¿Qué es la potencia contratada de un suministro? 

Sin entrar en una terminología demasiado técnica, la potencia contratada es la cantidad de energía máxima que puede consumir nuestro punto de suministro. Se mide en kW y, como marca el RD15/2018, “se podrá modificar en múltiples de 0,1 kW siempre que no supere los 15 kW”.

Como ya sabes, cada electrodoméstico demanda una potencia concreta. La suma de la potencia eléctrica de los diferentes electrodomésticos que estén funcionando a la vez nunca podrá superar el total de la potencia contratada sin que salte el ICP (o diferencial), lo que más habitualmente conocemos como “que salten los plomos”. Por el contrario, si nunca te han saltado los plomos, es posible que tengas contratada una potencia superior y que estés a tiempo de optimizarla.

Veamos un ejemplo. De manera permanente, tenemos funcionando la nevera, el router o cualquier otro electrodoméstico que esté en espera. Imaginemos que ponemos una lavadora mientras estamos haciendo la cena con la vitrocerámica, tenemos la televisión de fondo, el ordenador cargando, las luces necesarias están encendidas y cuando conectamos el horno, ¡pum!, saltan los plomos. Esto sucede porque hemos intentado utilizar un total de potencia superior al que tenemos contratado. El ICP salta y nos quedamos sin luz. Pero ¿qué hacemos? Lo primero que debemos hacer es apagar alguno de los electrodomésticos que más potencia demandan (por ejemplo, el horno). A continuación, debemos ir al cuadro eléctrico i reactivar el suministro. El siguiente paso es redistribuir el uso de los electrodomésticos: quizás nos conviene esperar a que termine la lavadora antes de encender el horno.

¿Puedo calcular cuál es la potencia ideal para mi suministro? 

Sí, es posible saber la potencia ideal para tu suministro. Nosotros te proponemos utilizar el simulador de potencia que pone a tu disposición el Ayuntamiento de Barcelona.

¿Qué potencia contrato? 

Además, si contratas la luz con Barcelona Energia, nuestros asesores te harán un estudio para saber si puedes optimizar tu potencia. Sabiendo el resultado de la potencia ideal, deberás tener en cuenta que la potencia que contrates tiene que ir en consonancia con tus hábitos de consumo y tu facilidad para ser más eficiente e intentar no concentrar el uso masivo de los electrodomésticos.

Ten en cuenta que el coste de la potencia contratada es un gasto fijo diario en tu factura. Ahora bien, como los días de facturación no siempre son los mismos, el importe puede cambiar. Así pues, si consigues tener una potencia óptima y ser eficiente, podrás ahorrar en tu factura de la luz.

Cambiar la potencia contratada

Hay muchos motivos por los que modificar (reducir o aumentar) la potencia contratada:

  1. Responsabilidad social medioambiental. ¡Has decidido que ya ha llegado el momento de empezar a ser más eficiente!
  2. Nunca te ha saltado el ICP. Esto se debe a que nunca has llegado a consumir toda la potencia que tienes contratada, así que es muy probable que puedas reducirla.
  3. Cambios en la estructura familiar. Alguien viene o alguien se va. En este caso, tendrás que valorar si debes subirla, bajarla o mantenerla.
  4. Renovación de electrodomésticos. Si tienes que cambiar algún electrodoméstico, recuerda buscar siempre aquellos que tienen la calificación A+++.

¿Cuánto pagaré por la potencia con Barcelona Energía?

La liberalización del mercado eléctrico permite a las comercializadoras fijar el precio de la potencia que considere oportuno. La práctica más habitual es aplicar un margen sobre el precio regulado por la legislación (importe que las comercializadora pagan a las distribuidoras por el uso de la red y que queda repercutido en el consumidor final).

En el caso de Barcelona Energía, no se aplica ningún margen extra. Esto quiere decir que el precio por kW de potencia contratada es el repercutido por la distribuidora.

Para las tarifas 2.A y 2.0DHA, el precio diario es de 0,104229 €/kW, que corresponde a 38,043426 €/kW al año.

Para las tarifas 2.1A i 2.1DHA, el precio diario es de 0,12176 €/kW, que corresponde a 44,444710 €/kW al año.

 

¡Recuerda! Para calcular el precio de tu potencia contratada deberás multiplicarla por el coste aplicable por los días totales de tu factura.

 

Compartir: