BLOG

¿Qué potencia contratar y cómo calcular la potencia eléctrica?

Saber qué potencia eléctrica contratar es importante porque te puede ayudar a la hora de ahorrar en la factura de la luz. Además, existen otras cuestiones que a lo mejor te has planteado: ¿cómo afecta el tener más o menos potencia contratada? O, ¿cómo calcular cuál es la potencia óptima para tu hogar?

¿Qué es la potencia eléctrica? El término de potencia

La potencia eléctrica es la energía absorbida por un equipo eléctrico en un momento determinado y su unidad de medida es el Watt (W). Este concepto físico lo podemos trasladar a tu hogar: es la potencia contratada. Por lo tanto, sería la energía que podemos suministrar a tu vivienda en un momento concreto. En la factura eléctrica es el importe conocido como “término fijo” y se mide en kW (1 kW equivale a 1.000 W).

Cuanta más potencia tienes contratada, más aparatos eléctricos puedes conectar de forma simultánea. El hecho de poder conectar muchos aparatos puede suponer una comodidad, pero se traduce en un incremento del importe de nuestra factura. El término de potencia siempre se paga, tanto si hacemos uso de esa potencia “disponible” como si no; incluso se paga cuando no se hace ningún consumo eléctrico.

¿Cómo calcular la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica se calcula con la siguiente fórmula matemática:

Potencia Watt=Tensión Volt x Intensidad [Amper]

Perfecto, la fórmula está muy bien, pero ¿cómo puedo saber la potencia de los electrodomésticos y de las luminarias de mi casa? Es muy sencillo y no es necesaria ninguna fórmula matemática. En todos los aparatos eléctricos se indica la potencia en su manual o incluso en el mismo embalaje. Por ejemplo:

1) Manual de un monitor de ordenador, apartado de especificaciones técnicas:

2) Embalaje de un calefactor de baño:

3) Caja de una bombilla tipo led:

 

En este caso es muy habitual que se indique la potencia de la bombilla led (5 W) y el equivalente a una bombilla incandescente convencional (35 W).

¿Qué potencia he de contratar?

Ahora que ya sabes la teoría, vamos a la práctica. Tener la potencia contratada correcta es muy importante. Hay que tener en cuenta que si contratas una potencia muy alta, pagarás mucho en cada factura por el término fijo y no te aportará ningún beneficio más allá de conectar muchos electrodomésticos a la vez, que no siempre es necesario. En cambio, si contratas una potencia demasiado baja, podrás sufrir cortes de suministro por exceder la potencia contratada y tendrás que rearmar el ICP en el cuadro eléctrico o el contador.

Así que lo primero es identificar la potencia de los aparatos eléctricos y de las luminarias de tu hogar. Una vez hecho esto, si sumas todas las potencias, verás que obtienes un valor muy elevado; has de aplicar un coeficiente de simultaneidad. El coeficiente de simultaneidad se aplica, ya que no vas a utilizar todos los aparatos eléctricos a la vez.

Buscar la potencia de todos los electrodomésticos de casa y calcular el factor de simultaneidad puede resultar bastante engorroso, así que te recomendamos que contactes con nuestro departamento de atención al usuario para que te haga un estudio personalizado, o bien que uses la calculadora energética de la Agencia de la Energía de Barcelona: https://energia.barcelona/ca/calculadora-energetica. El departamento de atención al usuario de BE realiza campañas de optimización de la potencia de forma proactiva poniéndose en contacto directamente con cada usuario y analiza si es posible conseguir un ahorro.

FAQ’s

¿Qué es el ICP?

ICP es la sigla de interruptor de control de potencia y es un elemento de control y protección que se encuentra en el cuadro eléctrico.
El ICP corta el suministro eléctrico cuando se conectan muchos electrodomésticos y se supera la potencia contratada. Es lo que coloquialmente se conoce como “saltar los plomos”. De esta forma cumple una función de seguridad en caso de sobrecarga en la instalación eléctrica.

¿Qué pasa si mi demanda eléctrica supera la potencia que tengo contratada?

En caso de sobrepasar la potencia contratada por conectar demasiados aparatos eléctricos a la vez, puede que se corte el suministro eléctrico. Para restablecer el suministro eléctrico, primero debes revisar el cuadro eléctrico de tu vivienda y, en segundo lugar, el contador (sólo en caso de que ya tengas instalado un contador inteligente):

Para rearmar el ICP has de seguir estos pasos:

  1. Revisa el cuadro eléctrico de tu vivienda e identifica el interruptor que está bajado.
  2. Desconecta o apaga los electrodomésticos que generen un gran consumo (horno eléctrico, aire acondicionado, calefacción eléctrica, …).
  3. Sube el interruptor.
  4. Puede que más de un interruptor esté bajado. Si es tu caso, por seguridad, sube los interruptores de uno en uno, nunca todos a la vez.

Los contadores digitales también actúan en modo control de potencia, así que puede pasar que todos los interruptores del cuadro eléctrico estén arriba, pero no tengas luz en casa. Eso quiere decir que el contador ha detectado un exceso de potencia y ha cortado el suministro. Para rearmar el contador hay que seguir estos sencillos pasos:

  1. Revisa que todos los interruptores del cuadro eléctrico estén levantados.
  2. Desconecta o apaga los electrodomésticos de gran consumo.
  3. Baja el interruptor general del cuadro eléctrico.
  4. Espera unos 10 segundos.
  5. Vuelve a subir el interruptor general.

Si sufres cortes muy continuos por superar la potencia contratada y no estás haciendo un uso simultáneo de muchos electrodomésticos, puede que debas subir la potencia que tienes contratada.

¿Puedo contratar la potencia que yo quiera?

Puedes contratar la potencia que quieras cumpliendo dos normas:
No puedes superar la potencia máxima de tu instalación. Este dato figura en el boletín eléctrico o certificado de instalación eléctrica (CIE).
Se ha de contratar la potencia en escalones de 0,1 kW.

Hasta hace un tiempo se debía contratar una potencia normalizada, pero ahora ya no es así. Actualmente se puede contratar la potencia en escalones de 0,1 kW, dejando atrás las antiguas potencias normalizadas que no se ajustaban a las necesidades reales y permitiendo contratar la potencia que de verdad necesitas.

Por ejemplo, analizas la demanda de tu vivienda y calculas que has de contratar 4,85 kW. Antes debías mirar la tabla de potencias normalizadas y decidir si contratar 4,6 kW y arriesgarte a sufrir cortes o contratar 5,75 kW y pagar un sobrecoste. Ahora podrás contratar 4,9 kW, la potencia que realmente necesitas.

1,15 kW

2,3 kW

3,45 kW

4,6 kW

5,75 kW

6,9 kW

8,05 kW

9,2 kW

10,35 kW

11,5 kW

14,49 kW

Tabla de las antiguas potencias normalizadas

Recuerda que cada 1 kW de potencia contratada supone algo más 48 € al año en tu factura. Si quieres saber más sobre el precio de la potencia, haz clic en este enlace https://www.barcelonaenergia.cat/es/la-potencia-contratada/

blog noticias
Compártelo
Fuente: Barcelona Energia

Te podría interesar

¿Necesitas ayuda?

Formulario

Necesitas ayuda footer

También puedes contactarnos por e-mail consulta@barcelonaenergia.cat o llamarnos al 900 906 807

Resolvemos tus dudas

Aquí encontrarás respuesta a las preguntas que más nos hacéis con más frecuencia. ¡Es la forma más rápida de resolver tus dudas!

PREGUNTAS FRECUENTES