BLOG

Por qué Barcelona Energia te protege contra la subida del precio de la luz

Estos días están saliendo muchas noticias referentes a la subida histórica del precio de la luz. Esta subida se debe a varios factores contextuales como el aumento de la demanda por la ola de frío, el alto precio actual del gas (que incrementa el coste de la producción de energía no renovable) y la baja producción de energía eólica actual debido a la falta de viento. No obstante, si eres usuaria de Barcelona Energia, puedes estar tranquila.

La creación de una comercializadora eléctrica pública como Barcelona Energia es ahora más relevante que nunca. Te lo explicamos a continuación:

¿Cómo se genera una subida o bajada del precio de la luz?

La fijación del precio de la luz se realiza a través de un sistema complejo de subasta que se rige por la ley de oferta y demanda y en el que cada tipo de productor vende la energía a un precio diferente y entra en la subasta según la cantidad de la demanda. Poniendo un ejemplo muy sencillo: yo soy un productor de patatas y tengo 10 kilos de patatas para vender. Si hay mucha gente que quiere patatas, las podré vender más caras. Si, en cambio, hay poca gente que quiere patatas, entonces tendré que bajar el precio para poder venderlas antes de que se echen a perder. En el caso de la energía es lo mismo, con la diferencia de que en vez de patatas lo que se vende son kilovatios hora. Y que estos no se estropean al cabo de un tiempo como las patatas, sino que se pierden al momento si no se incorporan a la red de energía. Aprovechamos para recordar aquí que Barcelona Energia solo comercializa energía 100 % renovable.

En otro post explicaremos todos los detalles de este sistema de fijación del precio de la energía, ya que es un tema tan complejo como interesante, y así podernos formar una opinión crítica y documentada.

En cualquier caso, lo importante que cabe aclarar en este punto es que es el precio de esta subasta entre mayoristas lo que está viéndose afectado por la subida de la demanda. Así pues, lo que está aumentando estos días y de lo que todos los medios se están haciendo eco es el precio de compra de la luz. Es decir, ha subido el coste que tiene que pagar una comercializadora eléctrica para adquirir su materia prima: la energía que venderá a sus clientes. Y es que, por ley, no puede ser la misma empresa la que produce y la que comercializa. Deben estar jurídicamente separadas.

Este aumento del precio de compra de la luz no tiene por qué afectar a tu factura.

El hecho de que aumente el precio por el que una comercializadora compra la energía que te vende, no tiene por qué traducirse en que a ti, como usuario final, te vayan a subir la factura. Es decir, que este aumento del coste de la luz no tiene que significar necesariamente que la comercializadora te cobre la luz más cara.

¿De qué dependerá entonces que suba tu factura de la luz?

Muy sencillo: que tu factura de la luz aumente cuando sube el coste de compra de la energía depende del margen de beneficios que quiera conservar la comercializadora.

Es por ello que una comercializadora pública como Barcelona Energia permite que no suba tu factura de la luz o que el impacto de la fluctuación en los mercados sea el mínimo posible. Porque el objetivo económico de una comercializadora eléctrica pública no es acumular beneficios, sino cerrar el año 0. Es decir, sin pérdidas, pero sin tener que acumular dinero para repartir entre accionistas o inversores, como sí tiene que hacer cualquier otra comercializadora privada.

Por el contrario, a una comercializadora pública le pesan mucho más los objetivos sociales que los económicos. Por ello, primará el hecho de ofrecer un buen servicio y de garantizar el mínimo precio posible de un servicio esencial como la luz por encima de los beneficios. De este modo, una comercializadora pública como Barcelona Energia puede absorber mucho mejor los aumentos del precio de compra de la energía sin que ello repercuta sobre la factura de sus usuarios.

Dicho de forma muy clara: si tú eres una comercializadora privada que debe sacar un mínimo de 20 € de rentabilidad por cliente para cubrir tus objetivos de beneficios, en caso de que el coste de la electricidad ponga en peligro este margen, cambiarás las tarifas inmediatamente. En cambio, si eres una comercializadora pública que no tiene este mínimo de rentabilidad, sino que tienes que ajustar tu contabilidad a cero, puedes aguantar sin cambiar precios mucho más y absorber los costos de la energía para que no afecten a tus usuarios.

Así pues, aunque el proceso de fijación del coste de la electricidad, sin duda, es muy mejorable —y creemos firmemente que se debe mejorar—, una comercializadora eléctrica pública como Barcelona Energia minimiza el impacto que ello pueda tener en el precio de la luz para un usuario final como tú, ya seas un particular o una empresa.

blog eficiencia energética noticias coneixbe aprenbe
Compártelo:
Fuente: Barcelona Energia

Te podría interesar

¿Necesitas ayuda?

Formulario

Necesitas ayuda footer

También puedes contactarnos por e-mail consulta@barcelonaenergia.cat o llamarnos al 900 906 807

Resolvemos tus dudas

Aquí encontrarás respuesta a las preguntas que más nos hacéis con más frecuencia. ¡Es la forma más rápida de resolver tus dudas!

PREGUNTAS FRECUENTES